viernes, 4 de abril de 2014

Cristo Jesús, Maestro bueno

Cristo Jesús, Maestro bueno,
Que tu presencia inunde por completo mi ser y tu imagen se marque a fuego en mis entrañas, para que pueda yo vivir reproduciendo tu Imagen en mí…

Quiero pensar como Tú pensabas,
hablar como Tú hablabas,
tener tus sentimientos y compartir tu amor.

Que pueda yo, como Tú, servir y no ser servido; olvidarme de mí y ser aliento y esperanza para mis compañeros de camino…

Que sea yo, a la luz de tu presencia, sensible y misericordioso; paciente, manso y humilde; sincero y veraz.

Sé Tú, Maestro Divino en cada uno de los instantes de mi vida y en cada una de mis acciones:
Mi Luz, mi Guía, mi Fuerza, mi Camino, mi Vida,  mi Maestro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario