miércoles, 26 de junio de 2013

¡Como águilas!


Las águilas, cuando ven venir una tormenta, no retroceden sino que vuelan hacia ella y empiezan a dar vueltas alrededor de las nubes que componen esta tormenta y van subiendo hasta quedar encima de ella; allí se quedan y cuando la tormenta ha pasado las águilas bajan a tierra. Ese ejemplo me hace ver que nosotros debemos estar por encima de las tormentas que se presenten en nuestras vidas, confiando en que el Señor nos está sustentando; sin retroceder y logrando sobreponernos a los problemas... y cuando todo haya pasado entonces podemos bajar y descansar.

¡Qué difícil se ve todo cuando se está atravesando por la tormenta!, pero que lindo es cuando la tormenta ha terminado y podemos decir: "yo estuve en medio de ella y pude sobrevolarla hasta que
terminó, y salí victorioso gracias al SEÑOR". Sabes... cuando todo falla, Él siempre está y te brinda las fuerzas que tu alma afligida necesita, para mantenerse en pie.

Caminando en medio de la tormenta de arena no puedes ver y tienes que confiar en quien te guía y allí es, poniendo toda tu confianza en JESÚS, cuando DIOS se glorifica y te saca de la densa arena, y lo más lindo... ¡sin un solo rasguño!. Créele y veras como... ¡ÉL no te defrauda!.

No hay comentarios:

Publicar un comentario