lunes, 27 de mayo de 2013

Madre de la Iglesia


María, lámpara encendida
En ella se realizan
las promesas de nuestra salvación;
en Ella se refleja la belleza primera
con la que Dios concibió a la humanidad.
En Ella se cumple el misterio soberano
de la Encarnación que glorifica a Dios
y trae la paz a la tierra.
En Ella, el silencio profundo del alma perfecta y
abierta hacia el infinito, se transforma en amor,
en palabra, en vida, se hace Cristo.
En Ella, toda piedad, gentileza,
soberanía y poesía es viva;
en Ella el dolor se hace tan acerbo que
ningún otro corazón de madre puede igualarlo.
n Ella, tanto la fe como la esperanza,
la fortaleza y la bondad,
la humildad y la gracia
con esa estela de realismo y misterio
tienen expresiones sobrehumanas.
En Ella cual cirio encendido,
se irradia a Cristo y su Espíritu.
(Juan Pablo II)

No hay comentarios:

Publicar un comentario