jueves, 25 de abril de 2013

Oración a Ntra. Sra. del Buen Consejo


Virgen Inmaculada, Madre de Dios y nuestra, el Señor hizo de ti una consejera admirable. En las Bodas de Caná dejaste tu consejo: “haced lo que Él os diga”.
En el día de Pentecostés cuando la Iglesia nacía bajo el impulso del Espíritu Santo, tu presencia se hizo sentir entre los apóstoles.
También yo, Madre, suplico tu consejo para mi vida y caminar cristiano. Quiero sentir tu presencia orientándome en mis decisiones, en mis pensamientos y actitudes, para que estén siempre de acuerdo con la voluntad del Padre.
Toma mis manos, Madre querida y orienta mi corazón y todos mis pasos en dirección a tu Hijo, el único camino que conduce al paraíso, donde un día deseo estar contigo sumergida para siempre en Dios.
María, Madre del Buen Consejo, ruega por nosotras. Amén.

No hay comentarios:

Publicar un comentario