jueves, 14 de febrero de 2013

El ascenso hacia la Pascua


Señor:
Un año más me convocas al ascenso hacia la PASCUA.
Soy consciente de que, tal vez, me encuentras
con las mismas dudas y batallas de siempre.
¡Perdóname, Señor!

Quisiera rezar, y siempre encuentro mil excusas.
Sacrificarme, y me digo que son cosas del pasado,
darme generosamente, y pienso que tal vez,
algunos, se aprovechen de mi buena voluntad.

Tú, Señor
sales a mi encuentro, para levantarme de nuevo,
y recuperar las ganas de creer y de vivir en Ti.
Sales a mi paso, para que mirándote a los ojos,
descubra que merece la pena seguirte.
Caminas hacia el calvario, para hacerme entender
que la vida es grande cuando, al igual que la tuya,
se ofrece por salvar y garantizar una vida eterna a los demás.
¡Ayúdame, Señor!

¡Quiero ser peregrino en este Año de la Fe!
Que tu Palabra no falte en mi equipaje, para conocerte.
Que el ayuno, sea hambre de tu presencia.
Que mi caridad, estalle sin demasiado ruido.
Que mi oración, brote espontáneamente
para nunca, por ella, dejar de buscarte y de tenerte.

¡Ayúdame, Señor, en este Año de la Fe!
A comprender que este tiempo al que tú me invitas,
es oasis de meditación, de conocimiento y de búsqueda.
Retorno de los malos modos o ásperos caminos.
Re-encuentro con el gran olvidado: DIOS.
Si en algún momento, yo me olvido de esto, Señor;
remueve mis entrañas y mi memoria,
para que jamás olvide o deje en el tintero
tantos momentos de tus dolores y sufrimientos,
en rescate, salvación y recuperación íntegra del ser humano.
Amén.

P. Javier Leoz

No hay comentarios:

Publicar un comentario