martes, 11 de febrero de 2014

Un amigo es...


Un amigo es alguien que escucha
sin juzgar si estás o no equivocado, si eres
bueno o malo, y te ayuda a definir tus
pensamientos y a orientarte.
Cuando te criticas a ti mismo,
un amigo te recuerda todo lo bueno
que hay en ti y que quizás has olvidado.
Cuando comparte con un amigo,
las decisiones son más fáciles
y los problemas pierden importancia...
Un amigo te da el precioso regalo del tiempo:
tiempo para compartir, analizar nuevas ideas
y reflexionar sobre las viejas.
No importa cuanto tiempo pasen juntos,
descubres en ti nuevas dimensiones gracias al nexo
y al espejo de la amistad.
Un amigo te quiere por lo que eres,
no por lo que haces. Cuando así te aceptan,
puedes fijarte metas más altas,
esfuérzate más y lograr mucho más.
A través de una estrecha amistad,
aprendes el arte de dar.
Creces, te haces más generoso,
sientes más profundamente y tu ayuda es más eficaz.
Al ver la felicidad que propicias en otros
te sientes más satisfecho y aumentas tu capacidad de amar.
Dondequiera que vayas en la vida, no importa
la etapa o lugar que alcances,
un amigo que ha penetrado tu alma
nunca te abandonará,
guiándote con cariño, siguiéndote con fidelidad
y caminando por siempre a tu lado.

Si tienes un amigo, has merecido un don divino. La amistad leal, sincera,
desinteresada, es la verdadera comunión de las almas. Es mas fuerte que el
amor, porque este suele ser celoso, egoísta y vulnerable...

La verdadera amistad perdura y se fortalece a través del tiempo y la
distancia...

No se necesita ver frecuentemente al amigo, para que la amistad perdure.
Basta saber que este responderá cuando sea necesario, con un acto de
afecto, de comprensión y aun de sacrificio...

La amistad no se conquista, no se impone, se cultiva como un flor, se abona
con pequeños detalles de cortesía, de ternura y de lealtad, se riega con
las aguas vivas de desinterés y de cariño silencioso. No importan las
distancias, los niveles sociales, los anos o la cultura. La amistad todo lo borra...

El recuerdo del amigo lejano, del amigo de la infancia o el de la juventud,
produce la intima alegría de haberlos conocido. Nuestra vida se enriqueció
con su contacto por breve que haya sido...

La felicidad del amigo nos da felicidad, sus penas se vuelven nuestras
porque hay un maravilloso lazo invisible que uno a los amigos. La amistad
es bella sobre toda ponderación. Para el que tiene un amigo, no existe la
soledad...

No hay comentarios:

Publicar un comentario