viernes, 30 de diciembre de 2011

Un abrazo...


Es agradable:
Ahuyenta la soledad.
Aquieta los miedos.
Abre las puertas de los sentimientos.
Fortalece el auto estima.
Demora el envejecimiento:

Los abrazantes se mantienen jóvenes por más tiempo.

Ayuda a dominar el apetito:
Comemos menos cuando nos alimentamos con abrazos... y cuando tenemos los brazos ocupados en estrechar a los demás.

Es democrático:
Cualquiera es candidato a un abrazo.
Es ecológicamente aceptable, pues no altera el ambiente.
Ahorra energía el economizar calor.

Es portátil:
No requiere equipos especiales.

No necesita un sitio especial:
Cualquiera, desde un umbral hasta una sala de conferencias para ejecutivos, desde el atrio de una iglesia hasta un estadio de fútbol, es buen lugar para un abrazo.
Hace más felices los días insoportables.
Imparte sentimientos de arraigo.
Llena los vacíos de la vida.
Continúa ejerciendo efectos benéficos, aún después de la separación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario